Moshi Moshi Tattoo

Qué mejor excusa para hacerse una sesión fotográfica que la de lucir un tatuaje, o la de hacerse un tatuaje para lucir una sesión fotográfica 😉

Jaione, mi pareja, hace unos años se hizo un tatuaje, y llevaba varios años queriendo hacerse otro, y como no, me pasé por Moshi Moshi para regalarle uno. No sabía muy bien que tipo de tatuaje escoger, así que me fui con Jaione para que ella escogiese mejor, al final un tatuaje es para siempre, y no me gustaría que cada vez que lo viese se acordase de mi como ese que vive conmigo y que tiene un gusto de mier…

En principio, iba a ser un brazalete pequeñito, pero Lucía nos enseñó unos cuantos diseños que se podían hacer, y lo que iba a ser un brazalete se convirtió en algo más grande.

Una vez elegido el diseño, quedamos para el día siguiente, entramos en el cuarto para empezar con el tatuaje, allí estaba todo preparado, tintes, agujas, vendas… Y debido a mi pequeño problema de aprensión preferí irme a dar una vuelta. Quien dice aprensión dice cagarse de miedo con todo lo que son agujas…

Pasadas dos horas, y una vez  asegurarme de que no había forma de cruzarme con nada punzante, volví para ver el resultado, y solo con ver la cara de Jaione me di cuenta de que el resultado final sería el que ella quería. » ¡¡Ostias, esta genial!!» es lo primero que me dijo acompañado de un salto.

Ahí van las fotos de la sesión que sacamos.

Moshi Moshi, encantados con vuestro trabajo.

1 comentario Moshi Moshi Tattoo

  1. luzia 14/02/2014 at 11:32

    Que bonito trabajo haceis!!! Gracias a vosotros!!!

    Reply

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.