Mario y su primera comunión

Mario y su primera comunión. No puede dejar de contar los días que le faltan para celebrarla. Cuando le propuse a la familia la realización de este reportaje, al principio le saltaron las dudas habituales. Ponerse delante de una cámara, posar, las muecas…. Aun así, se animaron y este es el resultado. En el maravilloso Parque de los sentidos de Noáin, logramos unas imágenes naturales, sin poses forzadas ni obligadas. A mi al menos, la sensación que me quedó, fue la de una tarde diferente, divertida y con un ambiente distendido y agradable. El tiempo acompañó, y la tarde se nos fue en un visto y no visto. Mario empezó la tarde con nervios, serio, le costaba comportarse natural, no es de extrañar, una cámara pendiente de todos tus gestos y movimientos no es habitual. Pero ahí apareció el invitado clave, el balón (Tom Hanks tuvo en su día un gran amigo en un balón). Fue echarlo a rodar y ponerse los guantes y apareció otro Mario. Su tío se ofreció para ejercer de futbolista, y Mario, con su ídolo Iker Casillas en mente, se dedicó a detener los «misiles» que le lanzaba su tío, mientras su hermana Julia insistía en participar. Ahí apareció el padre para con una buena merienda quitarle esa idea de la cabeza a la pequeña. Después , ya con la madre y la abuela, dimos de comer a las gallinas del parque y jugamos a la consola. Y ahí fui consciente de que me hago mayor, ¡Que velocidad moviendo los dedos sobre la maquinita! Desde luego, yo incapaz, me quedé en las primeras Atari.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.