Diez años como fotógrafo de bodas

Diez años como fotógrafo de boda

 

Una década llevo dedicándome a la fotografía de bodas. Diez años como fotógrafo de bodas. Dos palabras que se pronuncian en un segundo pero que están cargadas de tantas historias que sería imposible contarlas todas. Cuando comencé, no imaginaba que pulsar un botón me iba a traer algunas de las mejores experiencias profesionales de mi vida. Es genial saber que me dedico a captar los momentos más bonitos de las vidas de otras personas. “Cuando alguien es feliz, allí estoy yo”, suelo decir. Y qué fortuna, ¿verdad?

A través de mi lente me he colado en otras vidas y las he espiado con ternura. He visto a padres emocionarse de tal manera que aún se me encharcan un poco las pupilas si lo pienso mucho, a madres abrazar a sus hijos con tanta ternura y amor que no puedo evitar sonreír al recordarlo, a parejas decirse que sí, para siempre y de verdad. He fotografiado miradas que gritaban te quieros, manos que se entrelazaban sin querer separarse jamás, amigos que sabes que se tirarían de cualquier puente con tal de no dejarte saltar solo, sorpresas inesperadas, cartas de amor tan sencillas como auténticas…

A todas mis parejas sólo puedo darles las gracias. Por confiar en mí, por permitirme ser testigo de tantas emociones dispares, y sobre todo, por regalarme un trozo de su intimidad y mostrarse tal como son.

Siempre digo que lo mejor de las bodas no son ni el vestido, ni los detalles, ni la comida, ni la música, ni la ceremonia, ni los discursos, ni el coche, ni siquiera la barra libre. Lo mejor son las personas. Tus personas. Tu familia: la elegida y la que te dio la vida. Quédate con eso y con el fotógrafo para que lo retrate todo, por supuesto.

Feliz 2020 parejas, familias e invitados. Gracias por tantas emociones.

PD: La voz y el texto no son míos, son de mi compi Remys Door. Una gozada crear junto a ella.